Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 23 de octubre de 2016

Cake de harina de espelta y cacao en panificadora



Hace tiempo que no me dejo ver por aquí. Sigo sin tener mucho tiempo (ni ganas) para cocinar, pero esta temporada tengo el incentivo de "jugar" con la panificadora que me compré en Lidl. Ahora todas las semanas hago pan un par de veces, con semillas, centeno, pasas, o en versión salada con tomates secos y aceitunas. Antes casi no probábamos el pan, (muchos días, ni lo compraba) y ahora nos hemos vuelto adictos.

Como el aparatito tiene un montón de programas, es una pena no aprovecharlos todos, así que me he atrevido a hacer mi primer bizcocho en panificadora. Tenemos dos opciones: batir los ingredientes aparte, y cocerlo en la panificadora, o que el bendito cacharro lo haga todo. Como aún tiene que ganarse mi confianza, por esta vez he batido la masa en la thermomix, y luego la he horneado en "la pani". Y para ser el primero, no ha estado mal el resultado, oye.


Ya sabéis que últimamente la lactosa y yo no nos llevamos bien,¡y aún tengo que esperar a enero para que me hagan las pruebas para saber si soy realmente intolerante! Por eso todos los productos lácteos de esta receta son en versión "sin lactosa", tanto la leche como la mantequilla y el yogur.
La harina es de espelta porque quería terminar el paquete, sois muy libres de cambiarlas por harina de trigo si lo preferís.


Para el cake de espelta y cacao:

4 huevos
200 g de azúcar moreno
1 yogur + 1 medida de leche
125 g de mantequilla fundida
200 g de harina de espelta
1 sobre de levadura química, tipo royal
40 g de cacao (yo suelo usar el de lata, marca Valor)

Batimos los huevos con el azúcar unos minutos hasta que blanqueen. (Yo en Thermomix, 3 minutos a velocidad 3 con mariposa.)
Añadimos la mantequilla fundida, el yogur y la leche y batmos un minuto más a la misma velocidad.
Agregamos la harina, la levadura y el cacao y mezclamos unos segundos, lo justo para integrarlos.

Vertemos la mezcla en la cubeta de la panificadora (¡sin las palas de amasar, que eso ya lo hemos hecho fuera!) y seleccionamos el programa de horneado. En la mía es el número 12. Le damos al botón de marcha, y ya nos olvidamos de ella hasta que termine y nos avise con unos pitidos.

Si lo hacemos en el horno normal, precalentado a 180º, vertemos la mezcla en un molde de cake, engrasado y espolvoreado con harina o cacao, y cocemos 45 minutos. Hacemos la prueba del palillo para ver que está cocido.


Sacamos el molde del horno o panificadora, y a los diez minutos, lo desmoldamos.
Para mi gusto, como todos los bizcochos de chocolate (excepto los brownies) está más rico unas horas después, o al día siguiente.


1 comentario:

  1. Tiene una pinta estupenda!!Yo estuve tentada de hacerme con la panificadora pero si la meto en casa la que tiene que salir soy yo que tengo mil cosas!jaja. bsts

    ResponderEliminar